TIEMPOS PREHISTÓRICOS : LAS PRIMERAS RAZAS - PARTE 3



—Inscripciones en rocas.
— Pipas.
— Tipos.
—Relaciones con los chinos.
—Inscripciones monosilábicas.
—La Atlantida.
—La raza nahoa.
¿Pero alcanzaron alguna cultura aquellos primeros
pueblos? No nos extraña el encontrarlos ya en el
período histórico degradados y casi embrutecidos. Las
invasiones los desgarraron sin comunicarles su savia
nueva, y los pueblos inferiores van bajando y pereciendo
al contacto de razas más adelantadas. Mal
haríamos en juzgar por nuestros actuales indios el
estado que guardaba el señorío de México antes de la
Conquista. Y sin embargo, nada más han pasado tres
siglos, y las circunstancias desfavorables no han podido
compararse á lo que debieron sufrir aquellos primeros
pueblos, destrozados de siglo en siglo, empujados de
valle en valle y lanzados de montaña en montaña.
Juzgamos que alcanzaron alguna cultura porque nos
han dejado inscripciones en rocas. El jeroglífico primero
no pudo ser ideográfico, tuvo que ser meramente
figurativo; y en él no podemos encontrar signos convencionales,
sino para expresar ideas muy vulgares y necesarias,
que no podían representarse materialmente. Tal
es el carácter de las inscripciones en rocas. La humanidad,
como el hombre, tiene tendencia instintiva á
querer perpetuar su memoria ; primero quiere dominar
en toda la tierra, después quiere conquistar todo el
tiempo. Para esto levanta monumentos que en su
soberbia cree imperecederos ; pero cuando no ha llegado
á esa cultura aprovecha los monumentos de la Naturaleza
y graba en las montañas sus recuerdos.
Y en esto también se relacionan los diversos
pueblos primitivos del continente. Encontramos esas
inscripciones en altísimas montañas del Perú, y no
pertenecen á los pueblos civilizados porque los incas
no usaron jeroglíficos. Humboldt refiere que en la
América meridional, entre el 2° y 4" grado de latitud
norte, se encuentran rocas de granito y de syenita
cubiertas de representaciones simbólicas, figuras colosales
de cocodrilos , dé tigres , de utensilios y de signos
del sol y de la luna , en un paraje enteramente despoblado
que tiene una extensión de más de quinientas
millas cuadradas. Esta llanura está rodeada por cuatro
ríos, el Orinoco, el Atabasco, el Río Negro y el Casiquiare,
y Humboldt afirma que las inscripciones no
pueden ser obra de los pueblos circunvecinos existentes,
de manera que deben pertenecer á la raza primitiva.
Hagamos notar de paso y como incidencia la igualdad
del nombre del río Atabasco" con el de las tribus
athapascas ó atabascas de la parte más septentrional
del Nuevo Mundo.


En nuestro territorio, en que dominó al fin la
civilización nahoa, no podían encontrarse inscripciones
de ese carácter; y sin embargo, hay como un recuerdo
de ellas en diversas esculturas hechas en los cerros, y
hacia la parte Norte se encuentran semejantes como la
notable de Tequila. Tenemos además dibujos de piedras
colosales grabadas que existen en el Estado de
Durango.
Pero en el territorio de los Estados Unidos se han
encontrado varias de esas inscripciones, y siguieron su
sistema las tribus bárbaras hasta tiempos muy avanzados,
como lo demuestra la famosa roca llamada Dighton
Writing Rocl.
No nos atrevemos á sacar consecuencias de todos
estos hechos , pues son de por sí aislados y no queremos
entrar en cuestiones inútiles sobre si esa raza primitiva
nació en esta, tierra ó en tiempo lejanísimo vino á ella.
Nos basta encontrar pueblos monosilábicos , pueblos con
 Hiedra labrada de Aype.


conexiones que no pueden ser casuales, extendidos por
todo el continente, para cometer la audacia de decir:
la primera raza que existió aquí , y por eso la llamamos
autóctona, fué la raza monosilábica.
No necesitamos de esfuerzos de imaginación para
figurárnosla en aquellos tiempos primeros. Mayor calor
en la temperatura y mayor extensión en las tierras
producían extensísimos bosques de árboles gigantescos.
Sin duda que ya desde entonces sacudían al viento sus
canas cabelleras los colosales ahuehuetes de Chapultepec,
ya se extendían por todo el lomerío los tupidos arbolados
de altísimos cedros, y ya los pinares bordaban las
crestas de las elevadas .montañas que rodean nuestro
Valle, entre las cuales deáfcolhiban ya desde entonces el
Axochco, semejante á titánico león dorando, que aun no
despertaba para rugir su primera erupción, y el Popocatepetl
y el Ixtacíhuatl, que ya cubrían sus frentes de
eternas nieves. En un cielo de brillante azul reverberaba
un sol de oro. En la inmensa cuenca se adormecía
inmenso y tranquilo lago. Poblaban los aires el águila
caudal y aves extrañas de tamaño extraordinario;
mientras por las laderas caminaba el pesado elefante,
saltaba el feroz tigre y pastaban tranquilos el buey, el
caballo y el cochino al lado del glyptodón que arrastraba
pesado su carpacho, que semejaba escudo de gigante.
Era la habitación del hombre, desnudo y apenas ornado
de plumas y de labores de diversos tonos en su cuerpo
y rostro feroz, la caverna abierta en la montaña, y en
tanto que en ella se resguardaba la familia desnuda
también, que quedaba adorando á sus ídolos-animales,
el hombre buscaba en la caza el alhnento con su flecha,
teniendo á veces que sostener en defensa de su persona
y de su guarida, combates terribles con la fauna colosal.
En aquellas circunstancias aparecieron sin duda los
primeros hombres negros. La vida no pudo ser en esa
época sino la lucha por el sustento. La familia se

formaba solamente por el instinto animal. La inteligencia
se limitaba dentro de los cráneos comprimidos de
aquellos salvajes. Xo pudiendo levantar su alma, la
sentían pesada como la materia y con la muerte del
cuerpo creíanla muerta. La sociedad era imposible: no
podía existir más que el agrupamiento por necesidad.
La única ley era la fuerza y el único ingenio la astucia.
Se alimentaban con los frutos silvestres que tomaban de
los árboles y con la caza que perseguían en el bosque,
y por lo mismo no era posible la propiedad y era desconocido
ese derecho. Así como nada los ligaba al cielo
y á un Dios eterno, nada tampoco los ligaba al suelo y
no había para ellos patria. Expresábanse en lengua
salvaje y en todo revelaban su primitivo estado de
barbarie.
Pero entre esa época y la que se distingue por las
primeras introducciones de la civilización nahoa, hubo
otra de que no quedaron ni recuerdos, pero que nos la
revelan algunos vestigios. En el mismo tajo en que se
encontró el hueso labrado, se hallaron también otros
ejemplares de industria humana, como husos ó malacates,
barros con grecas, jarras, una concha de ostra
comenzada á labrar y pipas. No son tan antiguos estos
objetos como el hueso fósil, ni pertenecen á la misma
época, porque no se encuentran en la capa fosilífera,
sino entre la tierra vegetal y la toba. Suponen un
estado de mayor adelanto la existencia del hogar y la
consolidación de la familia: el malacate para hilar
algodón nos presenta una raza vestida; la concha
labrada y los útiles con grecas acusan cierto refinamiento:
todo esto podría referirse á los primeros nalioas,
pero las pipas encontradas nos alejan de ese pensamiento.
Ninguno de los pueblos conocidos ftimaron en
pipa. Estas pipas son de forma nuiy caracterizada, de
barro y con un esmalte ó betún rojo muy brillante.
Debieron pertenecer á una civilización intermedia á la
cual pueden referirse igualmente las inscripciones en
rocas.
Viene confirmando esto la variedad de tipos encon-

trados en Teotihuacán y algunos de sus tocados que no
pertenecen á las civilizaciones conocidas. Ya el ídolo
de tipo chino encontrado en 1867 en un sepulcro de
Ichcaquixtla , (Estado de Puebla), había hecho pensar
en antiguas inmigraciones por el occidente. Pero no
podemos saber la época á que pertenece y ésta tiene
que ser relativamente moderna, pues el ídolo es de
diorita y por lo mismo ya de la edad de la piedra

pulida. Iguales observaciones ocurren sobre otro de
igual materia y tipo, aunque más importante, que hemos
tenido en nuestras manos. Las cabecitas de Teotihuacán,
cuya antigüedad es notoria, nos dan, según las
épocas , tipos muy diferentes : entre ellos algunos induda-


blemente primitivos, acusados por la clase del barro,
por el dibujo y la ejecución. Se hallan tipos que se
distinguen por la falta de pelo, como si aquellos individuos
acostumbraran á raparse la cabeza. Con la cabeza
también lisa, aunque con la frente ancha, ofrecen otros
una forma redonda y bien proporcionada. Los hay con
la nariz abultada y chata y los labios salientes, como
ya hemos dicho. Se encuentran varios rapados, pero
llevando tres adornos ó mechones al medio y á los lados
de la frente. Unos llevan el pelo con una especie de
bandas en forma piramidal , recogido en la parte superior
por un lazo que cuelga al lado izquierdo. Del mismo género
hay otros en que se exagera más el tocado. Obsérvase
á veces el pelo dispuesto en forma de tejado, con un
adorno sobrepuesto alrededor, y tiene de muy singular
el adorno sobre los ojos, que dice el señor Orozco, que
si de tiempos modernos fuera, lo compararía á grandes

gafas ; pero que no puede ser otra cosa que distintivo de
dignidad ó de raza. Tipo egipcio parece el de otros que
tienen una banda sobre la frente y dos especies de alas
laterales: en ellos están bien marcadas las orejas redondas
comunes á varias de estas figuras. Distingue á no
pocos, y acaso es lo que llama más la atención, la
especie de turbante que les ciñe la cabeza y los lienzos
que bajando por las mejillas cierran debajo de la barba,
recordando á algunas naciones asiáticas. Y se ven
también cabecitas con una gran gorra, cuyo labrado
indica pieles y que tiene una pluma ó borla en la parte

superior, lo que hace pensar en los tártaros. A poco
reflexionar se hace patente que de los modelos examinados
pertenecen unos & tipos conocidos, mientras los
otros son completamente extraños y se apartan totalmente
de lo registrado en los tiempos históricos.
Invasiones extrañas en la remota antigüedad, diferentes
de la histórica de los nahoas, parecen indudables.
La más natural que á los historiadores ha ocurrido es
la de los chinos; y tuvo gran apoyo la idea cuando el
padre Nágera sostuvo que el otomí era lengua de
estrecho parentesco con el chino. Contradicha esta idea
por el señor Pimentel , vale la pena de considerarla.
Morton, Maury, cuantos sabios de la materia se
ocupan, encuentran conexiones indiscutibles entre los
diversos pueblos primitivos de América y parentesco
intimo en su gramática y sus lenguas, y señalan como
tipo el athapasco. Pero éste ha recibido muchas influencias
extrañas: aei es que nosotros escogemos mejor tipo,
el otomí, que se conserva más puro y más original y
que corresponde á una raza primera indiscutible. Los
mismos escritores ya no dudan de laá relaciones entre
las lenguas del Nuevo Mundo y las chinas é indochinas.
Vamos solamente á precisar la cuestión entre el chino y
el otomí, porque esto para nosotros trae consecuencias
nnevas y más interesantes de lo que se ha creído.
y no olvidemos que la separación de muchos siglos no
permite que queden sino huellas aun entre lenguas que
hayan sido antes una sola. Por lo tanto, si estas huellas
existen y si también hay relaciones de tipo y de escritura,
entonces una añrmación no sería aventurada. La
comparación entre estas dos lenguas es tanto más
oportuna cuanto que son los únicos verdaderos representantes
que quedan del monosilabismo en ambos
mundos; si bien en su estado actual se encuentran ya
con modificaciones extrañas, lo que hace decir á los
tratadistas especiales que el chino tiende á la aglutinación
, y ha sido causa de que el señor Pimentel llame
cuasi monosilábico al otomí. La primera circunstancia de
ambas lenguas es la gran cantidad de letras en sus
alfabetos: hemos hablado de las del otomí; diremos
ahora que el chino tiene treinta y seis consonantes.
Hemos dicho que en el otomí el monosílabo adquiere
distinta significación y á veces representa diferente parte
de la oración, según el lugar en que se acentúa. En
chino el acento se manifiesta por una especie de entonación
cantante, que puede darse de cuatro maneras
diferentes, lo que hace que cada monosílabo forme
cuatro palabras distintas. La pronunciación china es
esencialmente nasal como la otomí. Cuando se quiso
escribir el otomí fué preciso inventar letras agregadas
á las sílabas, como h, ng, nn, mm, para expresar el
signo musical de la voz. De aquí se sigue que cuantos
sistemas se han empleado para escribir el otomí han sido
todos insuficientes. Por lo que el padre Nágera ha
dicho, que esta lengua necesita de un género de escritura

escritura
en el que hubiera signos conque fijar el significado
de las palabras que con las mismas letras y tono pueden
tenerlo diverso; lo que él pensaba que acaso podría
conseguirse con la escritura china. Por la misma razón
los chinos no han podido usar de la escritura fonética,
es decir, de signos que representen sonidos y articulaciones,
pues eso los hubiera expuesto á innumerables
confusiones, porque muchas palabras muy diversas
tendrían que escribirse de la misma manera y harían
creer que tenían la misma significación. Por eso entre
los chinos la escritura no ha salido del período ideográfico,
durante el cual las ideas se representaban por
imágenes ó por signos de su forma abreviada. Hoy la
escritura china comprende cerca de cincuenta mil signos,
formas alteradas ó abreviadas de las figuras de los
objetos representados, pero que antiguamente manifestaban
los mismos objetos. Basta la similitud de los
elementos citados para poder decir que esas dos lenguas
tuvieron parentesco muy próximo en tiempos lejanos.
Y el parentesco de los dos pueblos se acusa todavía
por la semejanza de tipo: en el otomí se trasluce el
color amarillo de la raza, y los ojos no son horizontales,
sino que se desvían hacia arriba por su lado exterior.
Estas circunstancias son comunes á muchos pueblos del
Norte y del Sur del Nuevo Mundo. También sorprende
la semejanza de las figuras de las rocas esculpidas, que
se encuentran regadas en nuestro continente, con las
figuras de los primeros caracteres chinos. Todo confirma
que ha habido parentesco inmediato entre los chinos y la
raza monosilábica que ocupó toda la extensión del Nuevo
Mundo. De ahí deducen ya que esta raza primitiva
desciende de los chinos. Y á nosotros se nos ocurre
preguntar: ¿no sería lo contrario, que los chinos
desciendan de ella, y sean pueblo emigrante de aquí?
Esto merece que entremos en algunas consideraciones.
Probada entre nosotros la existencia del hombre
posterciario, aparece más moderno el chino, y por lo
mismo es más lógico decir que éste salió de aquí. El
pueblo monosilábico ocupa en la antigüedad todo nuestro
continente; los chinos ocupan primitivamente una pequeñísima
parte del Viejo Mundo, y es natural deducir
que lo menor salió de lo mayor. Las tradiciones de
los chinos nos los presentan, en un principio, como una
colonia que se establece en medio de pueblos extraños,
lo que acredita que llegaba de otros lugares; y como
el monosilabismo no pertenecía á los pueblos entonces
existentes en el mundo á que llegaban, hay que creer
que lo llevaban del mundo en que era la lengua natural.
Los chinos pugnaron por extenderse y se extendieron
á su occidente; luego iban de un lugar que estaba al
oriente de ellos, es decir, de nuestro continente.


EL BLOG DEL LIBRO: TIEMPOS PREHISTÓRICOS - PARTE 2

EL BLOG DEL LIBRO: TIEMPOS PREHISTÓRICOS - PARTE 2

TIEMPOS PREHISTÓRICOS : LAS PRIMERAS RAZAS. - PARTE 2

 — Otomíes.
— Maya quichés.
— Relaciones con otras tribus del continente.
— Las lenguas.
— Costumbres.
— Habitaciones.
— Cazu.
— ídolos de animales.


Examinemos ahora los caracteres especiales de la
raza otomí , para convencemos de que es la primitiva y
más antigua.
En efecto, aun cuando la raza negra sea la primera
que se extiende en la tierra, aun cuando la admitiéramos
como primitiva habitadora de nuestro continente, es,

sin embargo, en él un ave de paso, y debemos buscar
otra raza para llamarla autóctona. Hablando Motolinía
de los otomíes, los presenta como generación bárbara
y de bajo metal; dice expresamente que de ellos
descienden los chichimeca; y los coloca en gran parte
del centro de nuestro territorio y en todo lo alto de las
montañas que á México rodean. Estas pocas indicaciones
nos suministran datos importantes sobre esa
raza. Todas las tribus emigi-antes que fundaron los
últimos y más grandes centros de civilización, como
México, Texcuco y Tlaxcalla, pretendían descender de
los chichimeca , y éstos proceden de los otomíes , según
Motolinía, que les da así el primer lugar en antigüedad.
Por ser la primitiva, es bárbara y de bajo metal;
una de las mayores generaciones muy repartida en lo
bueno del territorio; con lo que se indica claramente
una raza dueña del país, desgarrada por diversas


invasiones. Además, las diferentes razas que aqui había
conservaban recuerdo de su origen; pero contando
Mendieta que los primeros habitantes del país fueron
los otomíes, dice que es una nación de otra lengua y
de menos policía, y que de éstos no se sabe de dónde
tuvieron origen, porque no se tiene noticia que viniesen
de otra parte. Bastante se determina con esto lo
autóctono de la raza; y por haberlos señoreado en
nuestro Valle los capitanes de que Mendieta nos habla,
se refugiaron en las montañas que lo rodean como
cuenta Motolinía, montañas en que aun habitan sus
restos.
Todos los pueblos buscan una genealogía para sus
razas, y encontrándolas varias y diferentes, las agrupan
fingiéndoles un origen común. Tal fué el procedimiento
bíblico y semejante el de nuestros antiguos pobladores.
Las razas, según esa combinación, procedían de seis
hermanos, hijos del viejo Iztacmixcóhuall y de su
mujer Ilancucy. Iztacmixcóhuatl quiere decir culebra
de nube blanca, ó nube blanca en forma de culebra; es
la vía láctea : Ilancuey significa rana vieja ; la rana es la
tierra; así la madre es la vieja tierra. Pues bien, uno
de esos hijos del cielo y de la tierra fingían que fué
Otómitl, personificación y primer ascendiente de la i-aza.
Ahora bien, si nos figuramos por un momento
extendida en nuestro territorio á la raza otomí, allá en
los tiempos primitivos, nos podemos explicar después
fácilmente cómo fué desgarrada por las diversas inmigraciones
y la razón del territorio que ocupaba al tiempo
de la Conquista. Pero esto no nos explicaría la antiquísima
existencia de la raza maya-quiché al sur de los otomíes.

No se puede dudar de la remotísima antigüedad de
esa raza : hay quien cree que la época en que estaban
unidos los continentes emigró hacia el oriente, y que los
pueblos occidentales del Nuevo Mundo traen de ella su
origen. Cuando se ven sus afinidades con los pueblos
de las islas que están á su lado oriental y ciertas
semejanzas con el mismo Egipto, dan ganas de relacionar
con ella á este pueblo. Basta ver cualquiera escultura
de la región del Sur, como la lápida de Orizaba, para
conocer la diferencia esencial de tipos y disposición de
figuras con los del resto de las otras razas, y encontrar
semejanza lejana con los de otros pueblos que existieron
separados por los océanos de esa raza maya-quiché, entre
ellos el egipcio. Y sin embargo, no tenemos razones
suficientes para sostenerlo ni como hipótesis: muchos
siglos transcurrieron después de la separación de las
tierras, y precisamente esos dos pueblos son los que en
ambos mundos recibieron más influencias extrañas. Pero
de todas maneras queda este hecho: los maj'a-quichés
son pueblo antiquísimo y no hay razón para considerarlo
emigrante ni para negarle el carácter de autóctono y
primitivo. Si nos referimos á los mayas exclusivamente,
para no complicarnos, encontramos en ellos un tipo
original y persistente, y un idioma persistente también,
tan persistente que todavía lo imponen á los descendientes
de los españoles.
Pues bien, si examinamos con cuidado su idioma,



encontraremos en él dos elementos diversos: uno
extraño, en su mayor parte nahoa, debido á las invasiones
é influencias extranjeras de largos siglos, y
el otro completamente original. Este elemento original
da un carácter monosilábico á la lengua. El señor
Ancona hace notar que el monosilabismo y la onomatopeya
dominan en el maya; tanto, que si se hicieran
todas las combinaciones monosilábicas posibles con las
veintitrés letras de su alfabeto, por lo menos las dos
terceras partes de las voces resultantes serían otras
tantas palabras que tuviesen algún significado.
Nos encontramos, pues, con dos centros de origen
monosilábico : los otomíes en la parte media de nuestro
territorio y los mayas al Sur. Acaso en un principio
fueron un solo pueblo; pero á los segundos no los
podemos estudiar en su estado primitivo, porque se nos
presentan ya con una lengua y una civilización muy
avanzadas, en las cuales hay influencias extrañas de
larguísimo período de tiempo, que por siglos tiene que
contarse. Y no obstante esto, se descubren grandes
conexiones entre los otomíes y los mayas con otros
pueblos de nuestro territorio y aun de nuestro continente.
La lengua es elemento de gran valor para explicar
las relaciones etnográficas. El otomí es lengua de un
carácter esencialmente primitivo. Le llamaban otómitl
los mexicanos; pero su verdadero nombre es Jiiá-MYí.
Todas las circunstancias de esta lengua manifiestan la
pobreza de expresión de un pueblo contemporáneo de
la infancia de la humanidad. Así, una misma voz tiene
muchos significados, y muchas veces el nombre se toma
como verbo con sólo la variación del acento. Las
categorías gramaticales se hallan poco determinadas; el
nombre no tiene declinación ni género y el verbo no
conoce más modo que el activo. Las voces son objetivas;
y si algunas parecen metalísicas, se relacionan siempre
con objetos materiales. Como es lengua sin bases determinadas,
se divide en muchos dialectos, ó más bien, en
cada pueblo se habla un dialecto de otomí , que por lo
mismo no podemos considerar como lengua propiamente
dicha. Y la confusión aumenta, porque obligando la
pobreza de palabras á mudar los acentos , esto produce
un gran número de letras distintas que son nada menos,
según nuestra cuenta, que catorce vocales y veinticuatro
consonantes. Cuando se piensa en los muchos siglos que
han estado los otomíes en contacto con pueblos de
civilización más avanzada se comprende la verdad
histórica de la persistencia de la raza y de la lengua.
Hoy mismo muchos pueblos de otomies, no muy lejanos
de los centros de población, no conocen el castellano y
persisten en su lengua como en ellos persiste invariable
el tipo de su raza.
Se extiende hoy el otomí por los Estados de San
Luis, Guanajuato, Michuacán, México, Hidalgo, Morelos,
Tlaxcalla, Puebla y Veracruz y se habla en todo el de
Querétaro. Esto acredita que los otomíes ocuparon todo
el centro del territorio. Pero además sus relaciones
lingüísticas con otros pueblos vienen á explicar relaciones
de raza. Encontramos estas relaciones con lenguas
de otros pueblos del país, como son el serrano, el
mazahua, el pame con sus dialectos y el jonaa ó meco,
acaso restos del antiguo chichimeco; pero las hay también,
aunque ya aparecen lejanas por el transcurso de
los siglos, con la familia apache. Y tomemos en cuenta
que el apache es una rama del athapasco,| el |idioma más
septentrional del Nuevo Mundo, con excepción del esquimal.
Mayores estudios acaso conducirán á una unión
continental monosilábica ó cuasi monosilábica de raza.
Las relaciones del maya son también muy extensas.
Abrazan las lenguas del Sur del territorio, penetran en
la América Central- y aun más allá, se extienden á las
islas, y siguiendo por la costa del Golfo llegaban hasta
el natches del valle del Mississipí, en el corazón de los
Estados Unidos.
¿Bastará esto para decidir la cuestión? No: vamos
en un camino oscuro en que poco podemos conocer, y en
que mucho se nos tiene que corregir.
Veamos lo que nos dicen las costumbres, y primitivas
solamente podemos encontrarlas en los otomíes.
Sahagún nos cuenta que eran de su condición torpes é
inhábiles. Eran codiciosos de dijes y gustaban de usar
toda suerte de adornos, aun cuando los llevasen desairadamente.
Las mujeres no sabían ponerse bien ni las
enaguas ni el huípil, traje que recibieron de la raza
nalioa y que es el que ahora usan. Las mozas se
emplumaban con plumas de color los pies, piernas y

brazos, se afeitaban el rostro con betún amarillo, sobre
el cual se ponían dibujos de diversos colores y se pintaban
los dientes de negro: traían los cabellos largos y
sueltos y nunca los peinaban hasta que eran madres.
Los hombres se rapaban la cabeza, dejando sólo un
mechón; y los hombres ya de edad se atusaban la mitad


posterior de la cabeza, dejando crecer por delante el
cabello. Se pintaban los otomíes los pechos y los brazos
con una labor que quedaba de azul muy fino, dibujada
en la misma carne que cortaban con una navajuela de
iztli.
Este modo salvaje de vestir y adornarse, que ni los
mismos otomíes han usado después, son enteramente
extraños á los pueblos civilizados que encontraron los
españoles, y liga á aquellos con las tribus bárbaras de
nuestra frontera y del Norte que todavía se tatúan y
se empluman ; lo que nos conduciría tal vez á encontrar
conexiones entre el otomí y el piel roja y podría llevarnos
hasta el hombre rojo y el maorí, que habrían
quedado aislados á la ruptura de las tierras.
Hay en las razas siempre dos manifestaciones muy
genéricas: la habitación y la ocupación habitual. Los
otomíes más adelantados llegaron á formar ciudades, y
aunque hay autores que opinan que no lo alcanzaron
hasta el siglo xv bajo el dominio de los señores de
Texcoco, sabemos que antes del siglo vii habían fundado
á Man-he-mí , que después fué Tóllan , y debemos creer
que la primera ciudad anterior á la de los nonoalca , que
después fué la Teotihuacán de los tolteca, la fundaron
también ellos; lo que nos haría remontar á los primeros
siglos de nuestra era. Pero esas ciudades debieron
tener un carácter muy primitivo, pues Sahagún refiere
que vivían en jacales ó chozas de paja no muy pulida,
y que aun el templo de sus dioses era de paja.
Pero esto sucedió en tiempos ya muy avanzados y
en localidades muy determinadas; pero por costumbre el
otomí fué troglodita. No solamente en los jeroglíficos
vemos á los otomíes y á los chichimeca como habitadores
de cuevas, sino que por donde quiera, en nuestro
mismo Valle, se encuentran en las cavernas señales
inequívocas de su antigua habitación. Se descubren en
ellas á veces trastos y restos de armas, ídolos en otras;
y no há mucho halláronse en una gruta de Monte Alto
varias momias de señores ó jefes otomíes.
En esto también se relacionan los otomíes con los
habitadores del Sur de nuestro territorio y con los del
Norte de América, pues en ambas partes se hallan
grutas como antiguas habitaciones y en ellas idénticos
trastos, restos semejantes de armas y utensilios muy
parecidos. Tenemos á la vista una pequeña hacha
de diorita encontrada en Ohio, y nada puede ser más
parecido á las hachas que comunmente se descubren en
nuestro territorio.
Pero si la habitación aproxima á esas razas
también lo hace su antigua ocupación habitual. El otomí
y el chichimeca fueron pueblos cazadores y dados al
merodeo. De esto hay manifestaciones clarísimas en
varias pinturas , en las que se pone al principio al indio
con su arco y su flecha, apuntando ya á un conejo, ya
á una liebre. Chichimecas vinieron al centro que por
excelencia se llamaban cazadores. Los tlaxcalteca,
antiguos teochichimeca , á pesar de haber entrado en
la civilización nahoa, tenían por deidad principal á
Camaxtli, dios de la caza. Los tepaneca celebraban
con suntuosos ritos la época de las cacerías. Y todo
recordaba el estado primitivo de una raza cazadora.
Y en esto también hallamos semejanzas con las tribus
bárbaras del Norte. En vano se las obliga á vivir en
reservaciones y se las quiere sujetar al suelo por la
agricultura; escápanse á menudo, y siguiendo su instinto
de raza, tórnanse cazadoras y se lanzan al pillaje y al
merodeo.
La teogonia es un dato muy útil en estas comparaciones;
pero aquí nos hace falta, pues aun con el
contacto de pueblos civilizados alcanzaron poco los
otomíes en esta materia y no creían en la inmortalidad
del alma, sino que pensaban que acababa con la vida del
cuerpo. Estudiando la fábula de la muerte de los viejos
dioses de Teotihuacán, nos llamó la atención que sus
nombres, como xólotl y citli, eran de animales. En el
libro sagrado de los quichés son animales también los
personajes providenciales y los dioses.en las cavernas
del Sur se encuentran en gran cantidad idolillos con



figuras de animales. El idolillo de carácter más primitivo
que se ha encontrado en Teotihuacán representa un
coyolt, (coyote), ú otro animal semejante. Pero en esta
cuestión el dato más importante es el hueso fósil de
Tequixquiac, que, como hemos visto, semeja la cabeza
de un cochino. No es posible creer que en aquel estado

primero y atrasado labrara huesos el otomí para que le
sirviesen de ornato. El ornato de la habitación es el
lujo, el refinamiento, la civilización avanzada. El otomí
labraba un cochino para adorarlo como dios. Así es que
la religión del pueblo autóctono fué el culto de los
animales, que persistió todavía en época muy avanzada,
hasta que los nahoas fueron imponiendo con sus conquistas
sus dioses astronómicos

PARTE 1
http://elblogdellibro.blogspot.com/2011/05/tiempos-prehistoricos-parte-1.html

PARTE 3
http://elblogdellibro.blogspot.com/2011/05/tiempos-prehistoricos-parte-3.html
 
PARTE4
http://elblogdellibro.blogspot.com/2011/06/tiempos-prehistoricos-parte-4.html

TIEMPOS PREHISTÓRICOS : LAS PRIMERAS RAZAS - PARTE 1

PARTE 2
http://elblogdellibro.blogspot.com/2011/05/tiempos-prehistoricos-parte-2.html

PARTE 3
http://elblogdellibro.blogspot.com/2011/05/tiempos-prehistoricos-parte-3.html

PARTE 4
http://elblogdellibro.blogspot.com/2011/06/tiempos-prehistoricos-parte-4.html


CONTENIDO:

— Su antigüedad.
— Unión de los continentes.
— La raza autóctona.
— Raza negra.- Sus huellas.

Acusan los cálculos astronómicos, que los mismos jeroglíficos nos suministran, una antigüedad, para la raza nahoa, de más de tres mil años antes de la era vulgar: es decir, una antigüedad semejante a la de los pueblos de la India, de China y del Egipto.

Y sin embargo, los nahoas no fueron el pueblo autóctono, aun cuando su civilización sí fue autóctona, pues a su llegada existían ya en nuestro territorio pueblos antiquísimos, tan antiguos que ellos mismos ignoraban su origen y se tenían por hijos de la tierra que habitaban.

No es posible aplicar a nuestras razas la división bíblica generalmente admitida, y que se formó en vista de las que en la antigüedad existían en el Viejo Mundo; y no teniendo más guía determinada para establecer nuestra clasificación que la diversidad de lenguas y su carácter especial y distintivo, hemos hecho una general de razas en monosilábicas, polisilábicas y de flexión, según la clase de lenguas que hablaban, sin tomar en cuenta que algunas de éstas parecen de forma paulisilábica , y tienen otras carácter de subfexión, pues sería largo entrar en las consideraciones de influencias extrañas, para explicar cómo ese cuasi-monosilabismo o esa pequeña variante de yuxtaposición no cambian su esencia fundamental. Agreguemos que en la antigüedad no había aquí lenguas de flexión.

Ahora bien, si consideramos por una parte la persistencia del idioma y por la otra los grandes centros de civilización que en nuestro territorio se establecieron, tendremos que reconocer en la antigüedad remota, como razas autóctonas, en el centro a la otomí y en el sur a la maya- quiche, y como inmigrante en el norte a la nahoa. Esta disposición geográfica de las razas remonta a la época citada de más de tres mil años antes de nuestra era. Hay que advertir que, en edad anterior, nuestro continente no estaba aislado de los otros. Conocidas son las tradiciones clásicas sobre su unión por el oriente, y hoy la ciencia la determina también por el occidente. A esto tendremos que agregar otro hecho importantísimo: la existencia del hombre en América desde la misma época en que se encuentran sus huellas en Europa.

Mucho importa la unión de las tierras, pues así acabaremos de una vez con las absurdas hipótesis de inmigraciones por lo que hoy es estrecho de Behring, de viajes de cartagineses, de barcos extraviados é impelidos por las tempestades, de tribus judías peregrinantes, y hasta de expediciones al país de Fou-Sang.

Dejando la unión oriente para cuando hablemos de la raza nahoa, pero admitiendo desde luego la existencia de la Atlántida, encontramos un lado de la unión de los continentes. Por el opuesto, parece ya indudable que la tierra se extendía del país de Gales a la Cañería, a la Australia y a la Nueva Zelanda. Se cree que la Nueva Zelanda fue la primera tierra que se separó, y por eso lia quedado con su forma triásica y con su hombre triásico; pero que por algún tiempo continuó aún unida a nuestro continente, desde la Patagonia hasta el Perú.

Por otra parte, las tierras debieron estar unidas hacia el norte, de la Nueva Guinea a la Nueva Caledonia, a las islas Marquesas, en California y a las praderas de Nebrasca. Solamente así se explica la existencia de hombres de determinada raza en esos diferentes lugares.

Pero hemos dicho que el hombre es antiquísimo en nuestro continente, y que en esto no le cede al hombre del Viejo Mundo. No hablaremos del hombre terciario de California, ni de las muchas disquisiciones que sobre esta materia se han escrito; nos basta una prueba que a las manos tenemos. El hombre posterciario, de la época de la marga y contemporáneo dela fauna colosal en el Valle de México, tiene como prueba evidente el hueso labrado que se encontró en los trabajos del desagüe.



Hueso fópil del Tajo de Tequixquiac.


En nuestro territorio existió en tiempos muy anteriores una fauna que pereció sin duda en los grandes cataclismos que sufrió esta parte del mundo. Nada más común que encontrar fósiles de mastodonte, elefante, buey, cebra, caballo y aun asno. Sin duda que estos hallazgos produjeron en la antigüedad la invención de las fábulas sobre los gigantes, y las perpetuaron en la época colonial.

Pues bien, en los trabajos del Tajo de Teqnixquiac, en las capas fosilíferas, se encontró en 4 de febrero de 1870, un hueso que llama notablemente la atención por las entalladuras o cortes que tiene, y que indiscutiblemente son obra de la mano del hombre.

Este hueso es un sacro, al parecer, de llama, y aprovechando parte de su misma formase ha completado la figura de la cabeza de un cochino
6 coyote, practicando las cortaduras sin duda alguna con un instrumento afilado, pues se ve algo todavía el lustre en el labio de la herida, notándose que ésta fue hecha por golpes sucesivos y de corta amplitud. El tejido esponjoso y las mallas del hueso están impregnados de bol y de toba; el canal medular está igualmente lleno de toba adherida, y quedan restos visibles de ella en las cavidades que figuran los ojos y las narices.

Como no puede dudarse de que la parte escultural del hueso es obra de la mano del hombre, se deduce lógicamente que éste existía ya en nuestro Valle en la época á que corresponde el yacimiento en que se encontró, supuesto que dicho yacimiento apareció intacto, sin que hubiera sufrido ningún trastorno geológico, y en él a doce metros de profundidad el fósil en cuestión. Veamos ahora las circunstancias de ese yacimiento.

El terreno es neozoico ó posterciario. Los fósiles encontrados ahí son de elefante, glyptodón, buey, caballo y cochino. El hueso que nos ocupa pudiera semejar la cabeza de este último animal. Las capas del yacimiento consisten en tierra vegetal, barro, toba pomosa, toba caliza, toba arcillosa, arena de pómez, arena cuarzosa y arena feldespática , conglomerados, calizas compactas, arcillas ferruginosas y margas. El hueso se encontró ahí, cerca del carpacho de un glyptodón.


Esto nos demuestra a su vez que el hombre existía aquí en la época posterciaria y que fue contemporáneo de la fauna colosal, perdida después. Y debemos suponer que ya entonces alcanzaba una antigüedad relativa, pues se necesita el transcurso de muchos años para que el hombre, y sobre todo el hombre primitivo, de por sí torpe y rudo, llegue a poseer una arte suntuaria, como es la escultura, por imperfeta que se considere, y a usar de instrumentos cortantes al efecto; y acaso a haber formado ya una religión, pues bien pudiera ser este hueso un ídolo animal.

De todas maneras la prueba existe: el hombre en nuestro territorio es tan antiguo como en el Viejo Mundo. ¿Pero cuál es ese hombre autóctono, habitador del Valle de México desde época tan remota? No dudamos en contestar que fue el otomí. Sin embargo, materia nos da para dudar, la existencia del hombre negro en nuestro territorio. ¿Vino antes de que existiera en él el otomi o fue el primer invasor? En el continente, que se unía al nuestro por el occidente, el hombre era negro, y después de la separación este hombre negro quedó en la Nueva Zelanda, lo mismo que en la Australia y en el África meridional.

En Asia existía también el hombre negro: invadida la India por pueblos posteriores, los restos de la raza negra se refugiaron en las montañas, en la región central llamada Vindhya. Todavía existen de esos hombres negros, los glondos, los kolas, los bhilas, los meras del monte Aravalí , los chitasy, los minas y los paharias, cuyo tradicional vencimiento ha engendrado el nombre de parias.

En cuanto a nuestro continente, apenas quedan huellas del hombre negro, lo que prueba que su existencia en él fue en época muy lejana. ¿Fue la primera en el mundo la raza negra y se esparció por todo él á virtud de la unión de los continentes, o cuando llegó al nuestro ya existían aquí los otomíes?

Su desaparición nos la presenta como raza expulsada y por consecuencia anterior; pero son indicios en contra los caracteres autóctonos de la raza otomí y un hecho tradicional que en nuestro concepto importa mucho: hasta los últimos tiempos pintábanse los sacerdotes de negro, como si fuera recuerdo de los introductores del primer culto. Como huella clara de la raza negra, tenemos algunas cabecitas de Teotiliuacán , y hemos visto una máscara de serpentina de tipo clarísimo. Respecto de esas cabecitas, diremos que en los innumerables túmulos de las ruinas de aquella gran ciudad se encuentran entre diversos objetos: son de barro y terminan en un cuello o apéndice.

Según el señor Orozco, se ponían en los túmulos para conmemorar la raza de cada (¿Quién Y en efecto, examinándolas con atención se observa que no están formadas ad libitum; y comparándolas se advierte, que los artífices copiaban de personas determinadas. Entre ellas se encuentran algunas con la nariz ahuilada y chata y los labios
Salientes, que no podrían aplicarse sino a individuos de raza negra. Se advierte también en el examen de esas cabecitas que unas pertenecen a tipos conocidos, mientras otras se refieren a figuras y tocados completamente extraños y diferentes de los registrados en los tiempos históricos. Esto acredita que anteriormente hubo pueblos con trajes desconocidos y razas diversas de las de los tiempos posteriores.

Creo que bastaría para aventurar la afirmación de la antigua existencia de la raza negra, el hallazgo hecho de cabecitas de su tipo. Pero a mayor abundamiento  tenemos como otra prueba



La cabeza colosal  de Hueyápan. 


Se descubrió por los años de 1860, en la hacienda de ese nombre, sita cerca de San Andrés Tuxtla, es decir, en uno de los lugares más calientes próximo a nuestras costas del Golfo. Se encontró casualmente en las labores del campo, y la curiosidad se limitó a excavar la tierra para descubrirla, dejándola en el hoyo que se había formado.

La cabeza es de granito, de dos varas de altura y con las proporciones correspondientes. Su tipo es claramente etiópico, y llaman la atención su tocado especial y la incisión cuneiforme que tiene en la frente y que recuerda algún signo sagrado del Asia. Como un solo dato, por preciso que sea, es siempre sospechoso, debemos congratularnos del segundo hallazgo, que es una grandísima hacha de granito, encontrada también en la costa de Veracruz. Viendo su tamaño y su peso, se comprende difícilmente cómo podían utilizarla. La parte superior del hacha es una cabeza de hombre parecida a la de Hueyápan; el tocado es semejante; en la parte posterior tiene la incisión cuneiforme; pero el tipo negro es más marcado, más claro lo chato de la nariz y más pronunciados los salientes belfos.

Pero la prueba perentoria de la antigua existencia de la raza negra en nuestro continente es que todavía se encuentran sus restos en él, y de otros nos hablan los cronistas primitivos. Tales son: los caracules de
Haití, los califurnams de las islas Caribes, los argiiahos de Cutara, los aroras 6 yararas del Orinoco, los chaymas de la Guayana, los mnujipas, jiorcigis y malayas del Brasil, los nigritas, chuanas ó gaunas
del istmo de Darien, los manalis de Popáyan, los guatas y jaras ó zanihos de Honduras, los esteros de la Nueva California, los indios negros encontrados por los españoles en la Luisiana y los ojos de luna
y albinos, descubiertos unos en Panamá, y destruidos otros por los iroqueses.



Hacha gigantesca de granito. (Escala a 1/5 del natural)


Todo esto viene demostrando que en época muy lejana, o antes de la existencia de los otomíes, o más bien invadiéndolos, la raza negra ocupó nuestro territorio cuando aún estaban unidos los continentes.

Esta raza trajo ideas religiosas y culto propio. Más tarde fueron desalojados é impelidos a las costas por los otomíes; o acaso se vieron obligados a buscar esos lugares calurosos, propios para su naturaleza especial, obligados por el enfriamiento que sufrió este continente con su separación y con los cataclismos de que fue teatro.


PARTE 2
http://elblogdellibro.blogspot.com/2011/05/tiempos-prehistoricos-parte-2.html

PARTE 3
http://elblogdellibro.blogspot.com/2011/05/tiempos-prehistoricos-parte-3.html

PARTE 4
http://elblogdellibro.blogspot.com/2011/06/tiempos-prehistoricos-parte-4.html

Decoración Del Hogar - Pinturas Y Papel Tapiz




Descripcion

El objetivo de esta colección es proporcionar a los lectores información útil y avanzada para efectuar por sí mismos los trabajos de mantenimiento y reparación en el hogar. De acuerdo con información obtenida en la industria de la remodelación, se sabe que un porcentaje muy importante de los propietarios de casas se encarga personalmente de una parte de su decoración de interiores. Este ejemplar le ofrece prácticos consejos para la decoración de la casa, por lo que es una obra siempre necesaria en cualquier biblioteca del hogar.
Durante la preparación de este libro se invitó a profesionales en decoración y diseño para compiler la información, ideas y sugerencias más útiles sobre decoración. Esta información se dividió en cuatro partes fáciles de poner en práctica.
La primera sección, "Diseño de habitaciones", comienza con una introducción al color que le servirá para hacer sus propias elecciones. Su decoró y fotografió 34 veces la misma habitación para ayudarle a apreciar las diferencias que puede haber con el color, textura, y diseño en una misma habitación. Usted puede lograr cualquiera de los estilos de decoración de esta sección por el precio de un galón de pintura o de unos cuantos rollos de tapiz para muros.
Cuando haya tomado las decisiones sobre color y estilo, podrá continuar con la Segunda sección, "Preparación". Entre la información que usted encontrará aquí se incluyen los métados y materiales más recientes para reparar aplanados y paredes de yeso prefabricadas y resanar muros y acabados de madera. En la última parte de esta sección se explica cuándo y cómo usar bases y selladores para lograr con seguridad los mejores resultados al pintar.
La tercera sección, "Pintura", le indica cómo calcular la cantidad necesaria de pintura que se deberá comprar, cómo elegir el tipo adecuado de pintura y cómo elegir, usar y almacenar las herramientas apropiadas para pintar y obtener los mejores resultados. En esta sección se incluyen también consejos sobre seguridad al efectuar el trabajo de pintura, cómo limpiar con el mínimo esfuerzo el área de trabajo al terminar la labor de remodelación y cómo utilizar con seguridad los materiales de pintura.
"Tapicería de muros", la última sección, es un seminario sobre técnicas de colocación de tapices en muros. Además de las sugerencias generales sobre procedimientos de tapicería, se muestra cómo colocar el tapiz sobre techos, alrededor de obstáculos como radiadores y tuberías y cómo tapizar ventanas y arcos.
Este libro contiene más de 380 fotografías en color para ilustrar claramente los procedimientos paso por paso y es, además, una referencia de decoración que usted usará año con año.

PDF | Español | 15Mb

Descarga: http://www.megaupload.com/?d=AJK5OXFZ

luise huang Musica relajacion

ARICH FROMM,SARAMAGO,SMITH MARTIN,LUDLUM ROBERT,ADLER OLSEN JUSSI,WAMBAUGH,ETC.


Erich Fromm-9 Libros



Psicoanalista germano-estadounidense, célebre por aplicar la teoría psicoanalítica a problemas sociales y culturales.
Nacido en Frankfurt del Main, se educó en las universidades de Heidelberg y de Munich y en el Instituto Psicoanalítico de Berlín, y emigró a los Estados Unidos en 1934, país cuya nacionalidad adoptaría posteriormente. Uno de los líderes y principales exponentes del movimiento psicoanalítico de nuestro siglo, según su punto de vista, los tipos específicos de personalidad tienen que ver con pautas socioeconómicas concretas. Esto significaba romper con las teorías biologicistas de la personalidad para considerar a los seres humanos más bien como frutos de su cultura. De aquí que su perspectiva terapéutica se orientara también en este sentido, proponiendo que se intentasen armonizar los impulsos del individuo y los de la sociedad donde vive.

Lista de libros

- Caminos Hacia La Salud Mental Rtf
- El Arte De Amar Doc
- El Dogma De Cristo Doc
- El Humanismo Judio Pdf
- El Miedo A La Libertad Doc
- Marx Y Su Concepto Del Hombre
- Psicoanalisis De La Sociedad
- Psicoanalisis Y Religion Pdf
- Tener Y Ser Pdf

Descargar:  http://rapidshare.com/files/257696521/Erich_Fromm_By_tavo05.rar




---------------------------------------------------------------------------

El Último Cuaderno - J. Saramago

No es éste un libro triste, no es un libro tronante, es, simplemente, una despedida. Por eso, José Saramago, pese a estar atento a la anécdota del día o al suceso terrible, pese a usar el humor y la ironía y emplearse a fondo en la compasión, rescata textos dormidos que son actuales y nos los deja como regalos inesperados, no como un testamento, simplemente ofrendas íntimas que desvelan pasiones y sueños. Nos acerca al mundo de Kafka, o a la inevitable tristeza de Charlot, o nos describe la soberbia aventura de coronar la cima de la Montaña Blanca, en Lanzarote.

Este es un libro de vida, un tesoro, un Saramago que nos habla al oído para decirnos que el problema no es la justicia, sino los jueces que la administran en el mundo. No habrá más cuadernos, esa mirada oblicua para ver el revés de las cosas, la frontal, sin bajar nunca la cabeza ante el poder, sí para besar, la ironía, la curiosidad, la sabiduría de quien no habiendo nacido para contar sigue contando, y con qué actualidad ahora que ya no está y tanta falta nos sigue haciendo. Así son las despedidas de los hombres que saben que han nacido de la tierra y que a la tierra vuelven, pero abrazados a ella, con esa especie de inmortalidad que ofrece el suelo del que nos levantamos cada día, con nuevas experiencias incorporadas. Las de quienes son suelo y tierra, nuestro sustento, tal vez nuestra alma.


José Saramago

(Azinhaga, 1922 - Tías, Lanzarote, 2010) es uno de los escritores portugueses más conocidos y apreciados en el mundo entero. En España, a partir de la primera publicación de El año de la muerte de Ricardo Reis, en 1985, su trabajo literario recibió la mejor acogida de los lectores y de la crítica. Otros títulos importantes son Manual de pintura y caligrafía, Levantado del suelo, Memorial del convento, Casi un objeto, La balsa de piedra, Historia del cerco de Lisboa, El Evangelio según Jesucristo, Ensayo sobre la ceguera, Todos los nombres, La caverna, El hombre duplicado, Ensayo sobre la lucidez, Las intermitencias de la muerte, El viaje del elefante y Caín. Alfaguara ha publicado también Poesía completa, Cuadernos de Lanzarote I y II, Viaje a Portugal, el relato breve El cuento de la isla desconocida, el cuento infantil La flor más grande del mundo, el libro autobiográfico Las pequeñas memorias, El Cuaderno y José Saramago en sus palabras, un repertorio de declaraciones del autor recogidas en la prensa escrita. Además del Premio Nobel de Literatura 1998, Saramago fue distinguido por su labor con numerosos galardones y doctorados honoris causa.

Formatos doc, pdf y epub:


-----------------------------------------------------------------------------





Smith Martin Cruz- Renko 01- Gorky Park

http://www.mediafire.com/?g6r9ehex6wum6a8

http://www.4shared.com/file/GtQMmXek/SMC-prk_grky.html

http://www.megaupload.com/?d=QO5RBLJP

La historia protagonizada por Arcady Renko un investigador de la milicia de Moscú, hijo de un héroe de la Segunda Guerra mundial, con un matrimonio resentido y con la KGB entrometiéndose en su trabajo. Trascurre a principio de los 80 en Moscú. La URSS en aquellos tiempos gobernada por Breznev, un integrante de la vieja guardia que había deshecho todas las tímidas reformas liberalizadores de Kruschev. Por lo tanto la cuidad se muestra sin un ápice de libertad, los ciudadanos intentar sobrevivir como buenamente pueden, los funcionarios se aprovechan de su puesto para medrar o mejorar al mínimo resquicio. Y con una dirigencia corrupta y enriquecida dispuesta a segar cualquier tipo de iniciativa individual, más si proviene de sus propias filas.
La aparición de tres cadáveres en el Parque Gorki de Moscú será el detonante que cambiará la vida de Renko. Tres cadáveres desfigurados y sin huellas dactilares, imposibles de identificar en un tiempo en el que cualquier descubrimiento que incomode al gobierno cerrará la investigación...

---------------------------------------------------------------------------


Ludlum Robert- 13 en Zurich.fb2

http://www.megaupload.com/?d=Y6GLSM24

http://www.mediafire.com/?xb0tz1c7fsmk2s8

http://www.4shared.com/file/eOqyN0Xa/LR_13_de_zrch.html

Mientras, en 1944, la Alemania nazi se esfuerza desesperadamente por evitar la derrota, Elizabeth Wyckham Scarlatti -creadora del inmenso imperio económico Scarlatti- reúne en Zurich a los trece líderes mundiales de las finanzas y de la industria. El propósito de Elizabeth es convencer a los trece para que la ayuden a detener a su hijo, que se hace llamar Heinrich Kroeger y ha elaborado un plan que otorgará a Hitler el control del más poderoso instrumento conocido sobre la tierra.

----------------------------------------------------------------------


Ludlum Robert- El manuscrito de Chancellor.fb2

http://www.megaupload.com/?d=RXNX7PAD
http://www.mediafire.com/?0zg8dt499et415z
http://www.4shared.com/file/6QskjvEj/LR_el_mnscrt_d_Chncllr.html
Una organización secreta, llamada «Inver Brass», posee un poder absoluto sobre los Estados Unidos.Paulatinamente se va descubriendo que cada vez hay más personas implicadas dentro del Gobierno, los medios de difusión, la clase política e incluso el FBI.Chancellor, movido en principio por la curiosidad, empieza a investigar y, para él, todo se va convirtiendo en una pesadilla. A fin de poder mantener su cordura, Chancellor se siente impulsado a escribir acerca de todos estos hechos.

------------------------------------------------------------------


Adler Olsen Jussi- Carl Mørck 01- Departamento Q- La mujer que arañaba las paredes. fb2

http://www.4shared.com/file/vk782eQe/AOJ-CM01-Dprtmntql_mjr_q_arb_l.html

http://www.megaupload.com/?d=IE4F99XH

http://www.mediafire.com/?y1wtl52z42jyf75

En Copenhague, el policía Carl Mørck está atravesando una de las épocas más negras de su vida. Tras ser sorprendido por el ataque de un asesino, un compañero suyo resulta muerto y otro gravemente herido. Su sentimiento de culpabilidad aumenta cuando su jefe y la prensa dudan de su actuación. Relegado a un nuevo departamento dedicado a casos no resueltos, Carl Mørck ve una oportunidad de demostrar su valía al descubrir las numerosas irregularidades cometidas en el caso de Merete Lynggaard.Cuando en 2002 esta mujer, una joven promesa de la política danesa, desapareció mientras realizaba un viaje en ferry, la policía decidió cerrar el caso por falta de pruebas. Sin embargo, Merete Lynggaard sigue viva aunque sometida a un terrible cautiverio. Encerrada y expuesta a los caprichos de sus secuestradores, sabe que morirá el 15 de mayo de 2007. Carl Mørck y Assad, el astuto y espontáneo ayudante de Mørck en el Departamento Q, han de utilizar
todo su intuición e ingenio.

-----------------------------------------------------------------


Wambaugh Joseph- El caballero azul.fb2

http://www.4shared.com/file/iXxqK8oa/WJ-el_cbllr_azlfb2.html

http://www.mediafire.com/?0mez6soed24uv7s

http://www.megaupload.com/?d=X2WC4L6M

El caballero azul era una narración en primera persona. Bumper Morgan es un policía de la calle a punto de jubilarse. No quiere dejarlo. Tiene cincuenta y tantos. Está con una mujer espléndida. La perspectiva de un amor eterno mano a mano lo desconcierta. Está enganchado al placer mundano y a veces apasionante del trabajo policial. En el fondo del corazón, tiene miedo. El trabajo en su territorio de ronda le permite vivir en un nivel distanciado y circunscrito. Reina benévolamente en su pequeño reino. Da y recibe afecto de una forma compartimentada que nunca pone a prueba su vulnerabilidad. Le asusta amar a pecho descubierto. Sus últimos días en el cuerpo van pasando. Aumenta el rechazo a dejarlo. Interceden acontecimientos violentos. Sirven para salvarlo y condenarlo, y le procuran el único destino lógico posible".

-----------------------------------------------------------------------


Waller Robert James- Los caminos del recuerdo(Los puentes de Madison County II). fb2

http://www.4shared.com/file/-2EGr-sB/WRJ-ls_cmns_dl_rcrdfb2.html

http://www.megaupload.com/?d=EWUJ9HDR

http://www.mediafire.com/?udyk08kr5f7qmyj

1981. Han pasado dieciséis años desde que Francesca Johnson y Robert Kincaid se conocieron, se enamoraron y pasaron juntos cuatro días que cambiaron el resto de sus vidas.Robert vive del recuerdo de sus viajes y de Francesca, la mujer que ha amado desde entonces pero a quien nunca ha vuelto a ver. Antes de que sea demasiado tarde, Robert decide emprender un nuevo viaje y volver a Madison County.Francesca, por su parte, también está sola; se ha quedado viuda y pasea a menudo hasta el puente Roseman para revivir los días y las noches que pasó con Robert.En este último viaje, lleno de sorpresas y descubrimientos, Robert Kincaid encontrará un nuevo sentido a su vida, una dimensión que nunca antes había imaginado.Diez años después de la publicación de Los puentes de Madison County, Robert James Waller ha escrito Los caminos del recuerdo, una intensa y conmovedora conclusión a la historia de amor que cautivó a doce millones de lectores en todo
el mundo. Una novela imprescindible que nos cuenta, por fin, el resto de la historia.

----------------------------------------------------------------


Tiptree Jr james- Houston, Houston me recibe


http://www.megaupload.com/?d=ZOJIZEU3

http://www.mediafire.com/?9dr9h1782ig1959

http://www.4shared.com/file/u0XsSCac/TJ-hh_m_rcb.html

Lorimer ojea la gran cabina atestada y trata de escuchar las voces. Trata también de ignorar el retortijón visceral que le anuncia que está por recordar algo desagradable. Pero es inútil, aquel momento del pasado vuelve a revivir. El, que se precipita atolondradamente - ¿o lo habían empujado? - en el cuarto de baño desconocido de Evanston Junior High. La bragueta abierta, el pene en la mano, aún puede ver el borde gris de la cremallera de los tejanos alrededor de la verga pálida y desnuda. El silencio. Las siluetas desconcertantes, las caras que se vuelven. La primera risotada. Muchachas. Había entrado en el baño de damas. Amargamente humillado, tantos años después, elude las caras de las mujeres. La cabina se curva sobre su cabeza y lo rodea de objetos extraños el bastidor para bordar, el telar de las gemelas, la artesanía de Andy, esa endemoniada enredadera que se retuerce por todas partes, los pollos. Tan acogedor... Está atrapado.
Irrevocablemente atrapado de por vida en todo lo que no le gusta. Falta de estructura. Fruslerías personales, intimidades insignificantes. Los requerimientos que por alguna razón oscura nunca podrá cumplir. Ginny: Nunca me hablas... Ginny, amor, piensa sin querer. Pero no siente dolor. Lo asalta la estruendoso risa de Bud Geirr. Bud está bromeando con algunas de ellas, oculto por una partición. Pero Dave está a la vista...

-------------------------------------------------------------


Aristegui Pilar de- La roldana

http://www.megaupload.com/?d=4GH9R93K

http://www.mediafire.com/?6a9yorjeow7g8jo

http://www.4shared.com/file/uMnTMcNG/AP-l_rldn.html

Sevilla, siglo XVII: una ciudad resplandeciente en la que florecen las artes. De entre todos, una mujer destaca más que nadie: Luisa Roldán, conocida como La Roldana. Escultora sin par, obtendrá numerosos encargos de considerable importancia. Buscando siempre su afirmación como artista, Luisa se atreve a requerir lo que ninguna mujer había logrado con anterioridad: ser nombrada escultora de cámara del rey.
Su fama se extiende por todo el país y trasciende sus fronteras. De Andalucía a Madrid y de allí, a través de una Europa convulsionada, a la remota Moscú. Un periplo emocionante y una fascinante historia de amor abrirán sus horizontes y su visión de la vida.
Extensamente documentada y muy bien escrita, La Roldana narra la historia de una espléndida mujer que fue una artista pionera. 

----------------------------------------------------------------


Robinson Spider- Robinson Jeanne- Danza estelar

http://www.megaupload.com/?d=4YLH0DLA

http://www.mediafire.com/?osshkvs2sdkb3l1

http://www.4shared.com/file/Wk5ACEcE/RS_RJ-dnz_estlr.html

En la danza siempre ha existido una componente etérea, un desplazarse más allá de las ataduras de la gravedad. ¿Cuales serán los límites de esta disciplina cuando verdaderamente el peso no exista?. En "Danza Estelar", de Spider y Jeanne Robinson, ganadora del Hugo y el Locus, se nos muestran cómo la danza puede alcanzar nuevas formas de expresión cuando tiene lugar fuera del campo gravitatorio terrestre, y cómo alguien que sobre la Tierra es un tullido funcional, en caída libre puede convertirse en un artista insuperable.

--------------------------------------------------------------


Blanco Meaño Andres Eloy- Tierras que me oyeron

Ven: Aquí mis manos te esperan unidas
para que recemos juntos la oración
por nuestras doradas visiones dormidas
bajo nuestro sueño de ensueño y canción.
Por la tierra madre, donde nuestra infancia
brotó en una armónica locura de amar,
donde nuestra uva colgó su fragancia
entre el río -vena de luz- y el mar.

http://www.megaupload.com/?d=MQZQTJIL

http://www.mediafire.com/?2e6u5t0mpoau546

http://www.4shared.com/file/WhNb1iCe/Blanco_Meao_Andrs_Eloy_-_Tierr.html

---------------------------------------------------------------------


Trilogia "Juegos de enigma"
Autor: McKillip Patricia A.

Patricia A. McKillip, ganadora de dos Premios Mundiales de Fantasía, dos premios Mythopoeic y un Locus, se encuentra entre las voces más respetadas de la fantasía internacional, y la trilogía del Juego de Enigmas es una de las cumbres de su extensa obra.
Libro 1: Maestro de enigmas
Morgon, príncipe de Hed y maestro de enigmas, se enfrenta a un desafío como nunca han conocido los pacíficos gobernantes de su reino: acosado por cambiaformas que salen del mar y suplantan a amigos y enemigos, se ve forzado a buscar el destino que le han otorgado las estrellas que lleva en la frente. En su búsqueda vagará por lejanas y exóticas tierras plagadas de magia salvaje, espectros que plantean enigmas, arpistas que proponen misterios, coronas que prometen la felicidad y espadas encantadas que le urgen a empuñarlas. Sus viajes desvelarán la historia oculta de un mundo que oscila entre el cambio y la destrucción a manos del Portador de Estrellas.

http://www.megaupload.com/?d=C2UU9VO0
http://www.mediafire.com/?bhp4kseex5c6kh5
http://www.4shared.com/file/faPeybon/Patricia_A_McKillip_-_Juego_de.html

-------------------------------------------------------


Libro 2-Heredera del mar y del fuego

Raederle de An, la segunda mujer más bella del reino y prometida de Morgon, príncipe de Hed y maestro de enigmas, se consume de impaciencia esperando noticias de éste. ¿Qué ha sido de Morgon, desaparecido en su viaje a la montaña de Erlenstar para solicitar consejo del Supremo sobre su destino como Portador de Estrellas? ¿Y qué ha sido de Deth, arpista del Supremo, que le acompañaba? Poco dispuesta a seguir permitiendo que decidan por ella, Raederle se echa al camino junto con Lyra, la heredera de Herun, y Tristan, la hermana de Morgon.

http://www.megaupload.com/?d=6R4S34WS
http://www.mediafire.com/?3vxchdj59t87fyt
http://www.4shared.com/file/Vjziy9on/Patricia_A_McKillip_-_Juego_de.html

-----------------------------------------------------------



Libro3-Arpista en el viento

El final del viaje del Portador de Estrellas y la respuesta a todos los misterios de su mundo. Se acerca el final de la partida iniciada en Maestro de enigmas. Tras reencontrarse por fin con Raederle en Anuin, Morgon, el Portador de Estrellas, invoca al ejército de los reyes muertos de An para ponerlos al servicio de la protección de Hed, su patria.

http://www.megaupload.com/?d=TDDBM0BH
http://www.mediafire.com/?zs18orz5q1at5oa
http://www.4shared.com/file/Igvrvmr8/Patricia_A_McKillip_-_Juego_de.html

-----------------------------------------------------------------




Y un clásico de siempre: Emilio SalgariPiratas de Malasia 04- Los dos tigres

http://www.4shared.com/file/keeMQkLH/SE-Ls_prts_d_l_mls_04-ls_ds_tg.html

http://www.mediafire.com/?aqi4mzh8cu8yrh7

http://www.megaupload.com/?d=P89OKBAQ

También conocida como "Los dos tigres" e incluso como la segunda parte de "Los dos tigres", siendo la primera "Los estranguladores". Pertenece al ciclo de los piratas de Malasia y narra las aventuras de Sandokan y su amigo Yáñez en busca de venganza frente a su mayor enemigo el indio Tremal-Naik.

 ---------------------------------------------------------------------



Piratas de Malasia 06- A la conquista del imperio

http://www.4shared.com/file/3keMJk1F/SE-prts_d_mls_06-_a_l_conqst_d.html

http://www.megaupload.com/?d=QWS2E8Z0

http://www.mediafire.com/?75lkfm70qwk2kdz


--------------------------------------------------------------


Auster Paul

  1. Auster Paul - El palacio de la luna.pdf (1013.21 KB) - http://www.megaupload.com/?d=JZUKFC4P
  2. Auster Paul - Mr. Vértigo.pdf (889.01 KB)  -  http://www.megaupload.com/?d=36RE745R
  3. Auster Paul - La trilogia de Nueva York.pdf (1.01 MB) - http://www.megaupload.com/?d=MTRC6HXU
  4. Auster Paul - La invención de la soledad.pdf (625.76 KB)  -  http://www.megaupload.com/?d=KVM4U1EA
  5. Auster Paul - Leviatán.pdf (584.87 KB) - http://www.megaupload.com/?d=50JLVAVG
  6. Auster Paul - La música del azar.pdf (508.5 KB) - http://www.megaupload.com/?d=YQPN88WJ
  7. Auster Paul - Fantasmas.pdf (189.56 KB) - http://www.megaupload.com/?d=3JC7RJBU
  8. Auster Paul - La soledad del laberinto.pdf (385.14 KB) -http://www.megaupload.com/?d=WQA2XJBB