Códice Mendocino.



Deriva su nombre de don Antonio de Mendoza, primer virey de México, que lo
mandó hacer para enviarlo á Carlos V. Hecho poco
después de la Conquista, está pintado en papel europeo;
pero sus autores eran peritos en su arte, pues las
figuras tienen todo el carácter de los jeroglíficos
antiguos. No sabemos acertivaraente si es obra original
de los indios instruidos que al efecto comisionó Mendoza,
ó copia de diversas pinturas antiguas que se coligieron
en este códice. Esta parece ser la opinión del señor
Ramírez, porque el autor le llama copiante. En la
publicación de Purchas se da á entender que son
pintunis originales, pues se dice que no sin gran trabajo
sacó el Virey de manos do, los indígenas la Historia
con su interpretación en lengua mexicana , la que hizo
traducir al español. El señor Orozco, al decir que la
colección fué formada por indígenas entendidos , parece
inclinado á creer, que si bien no son las pinturas
anteriores á la Conquista, fueron hechas por historiógrafos
del antiguo imperio mexicano y son originales
de ellos. Nosotros creemos que son copia perfecta de
varios jeroglíficos antiguos, que se unieron en colección
para formar un cuerpo completo de la historia de los
mexicanos. 

Esto fué lo que quiso enviar á Carlos V el
virey Mendoza y esto lo que encargó á algunos indios
de los más inteligentes que habían sobrevivido al
derrumbamiento del señorío de Moteczuma. Hay un
dato importantísimo para creerlo: la segunda parte del
códice es una copia con ligeras variantes del libro de
tributos que original existe en el Museo. De todas
maneras debemos considerar estas pinturas como copia
auténtica, y pudiéramos decir oficial, y por lo tanto
como un documento importantísimo para nuestra Historia.
Formada la colección y escrita la interpretación de
ella, fué desde luego mandada por el virey al emperador,
probablemente en el año de 1549, en la flota que zarpó
de la Veracruz. Pero el navio que la llevaba fué apresado
por un corsario francés y las pinturas fueron á parar
á poder de Andrés Thevet, geógrafo del rey de Francia.
Debió adquirirlas en 1553, fecha que agrega á su
nombre al fin de la interpretación, habiendo puesto
antes en la primera pintura: A. Thevet CosmograpJie
d'U Roy. A la muerte de Thevet, sus herederos
vendieron el códice á Ricardo Hakhuyt, capellán de la
embajada inglesa en París en 1584. Más tarde, 1625-26,
se publicó en Londres en la obra de Samuel Purchas,
intitulada Pilgrimes. Tomando las estampas de esta
obra, hizo también edición, aunque defectuosa, Thevenot
en 1696, poniendo en francés la interpretación. En
1652 había publicado en Roma algunas láminas el
padre Kircher, en su obra (Edipus. 


El códice pasó á la Biblioteca Bodleiana, y lo insertó íntegro y con colores en
su colección lord Kingsborough. Con colores también está
haciendo una edición reducida el Museo en sus anales.
Hemos dicho ya que el Museo posee un original en
papel de maguey de la Matrícula de tributos , semejante
á la segunda parte del códice Mendocino, conteniendo
además la pintura de las dos últimas láminas de la
primera parte, lo que confirma que el códice es una
copia de originales mexicanos. Esta matrícula perteneció
á Boturini, y pasó en 1743 á la Secretaría del Vireinato.
En 1770 la publicó en México el arzobispo Lorenzana,
acompañándola á las Cartas de Cortés : la edición es de
treinta y una láminas, que corresponden á las diez y seis
hojas del original que están pintadas por ambos lados.
Según Clavigero, las pinturas del códice son sesenta
y tres, pero en la cuenta que de ellas hace salen cincuenta
y tres solamente. En la edición de Thevenot
faltan las pinturas XXI y XXH, y la mayor parte de
las ciudades tributarias. En Kingsborough son setenta
y tres. Entre éstas y las de Purchas hay diferencias,
no solamente en el dibujo, sino también en el orden.
Describiremos el códice tal como está en Kingsborough,
y creemos que lo dicho basta para comprender
su importancia, y podemos agregar su autenticidad,
como colección de pinturas mandada formar por el
primer virey para enviarla al emperador Carlos V.
El códice se compone de tres partes: la primera
contiene los anales del señorío de México, desde la
fundación de la ciudad , llevando la cuenta de años , año
por año , marcados en una faja azul que corre de arriba
abajo por la izquierda, y que cuando es necesario sigue
por debajo y sube por la derecha. Esta primera parte
se compone de diez y ocho láminas: arriba de la primera
dice en letra de la época: número de años; y al fin de
la última , se lee de la misma letra : Jin de la 'partida
frimera de esta ystoria. No se pueden llamar completos
estos anales, porque se reducen á marcar el
periodo de cada reinado y los pueblos que durante
él conquistaron los mexicanos, sin entrar en otras
particularidades ú otros hechos notables de la historia;
pero son importantísimos, ya por lo bien determinado
de su cronología, ya porque nos dan á conocer con
precisión las guerras y el creciente progreso del señorío
de México. Es de advertir que concluyen con el reinado
de Moteczuma, pero no abrazan la Conquista.
La segunda parte es el libro de tributos y tiene
treinta y nueve láminas. Esta es muy interesante, no sólo
porque nos presenta la gran extensión del poderío de
México y la multitud de pueblos lejanísimos adonde llevó
sus armas victoriosas y á los cuales sujetó al pago
de tributos, sino que expresados éstos claramente en
su cantidad y calidad, forman una estadística completa
de los productos é industria de aquellos pueblos y
aquellos tiempos, poniendo de manifiesto el riquísimo
contingente que traían las ciudades tributarias, ya en
maíz, frijoles y bledos, ya en lujosas mantas, vestimentas
y armas de guerra, en águilas vivas y plumas
de quetzal, en turquesas y oro en barras ó en polvo,
y en cuanto el trabajo del hombre ó la prodigalidad de
la Naturaleza producían en estas vastas regiones.
La tercera parte tiene quince láminas, advirtiendo
que en la última se comprenden las pinturas números
setenta y dos y setenta y tres. Esta parte es la más
importante , porque nos presenta minuciosamente las
costumbres de los antiguos mexicanos. 


Comienza por el nacimiento de un niño y las ceremonias que entonces
se hacían ; sigue en varias láminas la educación de los
niños desde la edad de tres hasta la de quince años,
y se ocupa después de los matrimonios y sus ritos.
A continuación está representada la educación de los
mancebos en los colegios de los templos, y su instrucción
en el ejército. Siguen los guerreros, sus armas,
sus triunfos, grados y premios; los oficiales civiles,
embajadores y mercaderes; los tribunales y manera de
hacer justicia. Están después los diversos oficios é
industrias, como los de carpitero, lapidario, pintor,
guarnecedor de plumas y platero , y las fiestas y juegos
que usaban. Al fin vienen los gi-andes delitos y las
terribles penas conque se castigaban. Y de esta manera
en diez y seis pinturas únicamente tenemos toda la vida
social y doméstica de aquella gran nación. Con justicia
se considera este códice como una de las fuentes principales
de nuestra historia.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIOS CON TUS DUDAS Y SUGERENCIAS,ASI COMO TAMBIEN UN PEDIDO EN PARTICULAR.
TAMBIEN PUEDES TU CORREO ELECTRONICO PARA UNA RESPUESTA MAS RAPIDA.

Buscar este blog

Cargando...