VARIAS NOVELAS

Albert Camus, La Peste

La Peste” es una novela de Albert Camus que narra, a modo de crónica, las vicisitudes que pasan los habitantes de Orán durante la epidemia homónima del título de la obra. Y tan interesante es esta introducción como el escupir sangre de una rata que se repliega moribunda sobre sí misma. Hay otro símil: tanto la introducción que pretendí como el evento de la rata son la antesala de algo mejor (o peor). Al leer la obra sabrán por qué.

Pero lo mejor (o peor) en el contexto de estas letras es decir que Albert Camus, autor de la novela, nos revela la historia desde la curiosa perspectiva de varios personajes, subordinados todos a un narrador general de los acontecimientos. Este narrador se confiesa parte de los protagonistas, lo cual hace de la trama algo detectivesco y activo para con el lector. Al final, obviamente, se revela quién de todos es el elocuente personaje, no sin antes generar cierta impresión.

Todo transcurre en Orán, ciudad argelina que Camus se esmera en describir. Y tan fea es Orán que cada vez que leía detalles de su paisaje, de su gente, de su calor, de su polvo, de su suciedad, de lo extremo y vago de su ambiente, más sabor a ostia me parecía tener en la boca. Algo similar, confieso, me pasó con “Cien años de soledad”. Me ocurría cuando imaginaba el hedor y humedad de pueblo de Macondo. Supongo que Camus y García Márquez me dirían algo así como “esa es la idea”. Los felicito.

Rieux, Tarrou, Cottard, Paneloux, Grand, Rambert y hasta el mismo Castel me parecen santos. Cualquiera que combata la peste como ellos es un santo. Y no lo digo bajo un fundamento moral religioso, pues bien insulsa resulta ser la existencia de Dios a lo largo de los hechos. Estos hombres me parecen santos sólo porque cada uno abraza su humanidad como mejor sabe hacerlo en medio de la miseria. Ninguno se distorsiona, ninguno se desnaturaliza de lo que ya era su esencia antes de la tragedia epidémica, que por cierto, es bien larga y tortuosa.

¿Y por qué resulta insulsa la aparición del dios católico en la obra? Esto es algo que hay que destacar en la novela. En pleno desarrollo se enarbola una breve, pero importante discusión entre la fe y la ciencia, el deber divino y el deber del hombre, lo pragmático del hacer y lo estúpido del orar. Y a lo largo del relato se va diluyendo una virtud en los personajes que, encerrados indefinidamente en una agotadora y perseverante enfermedad, sin futuro, sin permiso para tener esperanza, siguen haciendo lo mejor que pueden, luchando estoicamente, no por un más allá, sino por un más acá. He aquí justamente su santidad.

Aquí ciertamente emergen algunos retazos literarios del Absurdismo de Camus, la oportunidad que da la orfandad de dioses y de significados para que el hombre se haga a sí mismo, en cuanto a hecho y a sentido. Esto se destaca en el exilio de los oraneses, en el meditar de Rieux de la última parte de la obra, y en cada pasión escrita que avala el “ya”, el “ahora”, pues el mañana es incierto y el pasado mañana es del hades. Pues, ¿vivirán en la vaguedad de antes los oraneses después de la epidemia? ¿La desrealización promovida por el día a día será revertida ante el apremiante y frontal ataque de una peste que no perdona? ¿Los protagonistas y los habitantes de la ciudad se harán concientes del absurdo y aprenderán a vivir?

Mis personajes favoritos son el viejo asmático, un sabio bastante particular que le da sorna y algo de reflexión omnisciente al relato (“todos los hombres son lo mismo”) y Tarrou, que evoca la tranquilidad espiritual de las personas que ya lo han visto todo en la vida. Irónicamente, Tarrou posee un alma inquieta, enmascarada con un optimismo y autocontrol sublime. Bastante interesante este Tarrou, un moralista de mucha sensibilidad.

La novela es compacta, muy coherente, y cada cabo se ata en su debido momento, salvo por el Dr. Castel, que, a mi juicio, se dejó a medio terminar. Desde el hacer notar que el cielo es el infierno para los que deben, que el humano suele desarrollar las virtudes máximas antes las desgracias, que justamente esas desgracias son las que invocan el “yo” en el “ahora” y que gracias a eso es que se vive realmente; desde el planteamiento de la abstracción como mecanismo de defensa, el absurdo protagonizado en la eficaz peste con la cual no se podía hacer nada, pero igual se hacía; pasando a su vez por la rica descripción de una fatiga enorme y sostenida entre la miseria, el dolor y el deber, por lo ciego e inservible de la fe, y por el impacto que causa la indiferencia con la cual se narra hombres muriendo como moscas (incluso algunos protagonistas), es que “La Peste” merece estar en el sitial de honor en donde se encuentra.

 

 
 
----------------------------------------------------------------------------

La Matriz del Infierno - M. Aguinis

Vertiginosa y estremecedora, esta novela de Marcos Aguinis es también la biografía de una época. La acción ocurre en la Argentina y luego en Alemania. Sus protagonistas —Rolf, Edith, Alberto— conforman un triángulo que ciñe los conflictos políticos y sociales de la década del treinta (llamada con justicia “infame”).
La mujer que atrae, por motivos bien distintos, a esos dos hombres, pronto sabrá que está en el umbral del fuego, en los albores de la destrucción y el holocausto. Desfilan en el fondo los artífices de la tragedia: el general Félix Uriburu, el periodista Ernesto Alemann, el Cardenal Eugenio Pacelli, Himmler, Goebbels y —más ominoso y nocturno— el propio Hitler. El autor toma como punto de partida hechos y personajes reales y logra vertebrar con ellos una narración plena de intriga que transcribe la tensión de los años de mayor incertidumbre y beligerancia ideológica del siglo.
Todos los personajes de La matriz del infierno se acercan y se rechazan, obedientes a sus pasiones y, a la vez, a la fatalidad histórica. Contada magistralmente desde diversos puntos de vista, la novela de Aguinis revela matices y entretelones que la Historia como disciplina no puede contemplar.
Gracias al talento y a la penetración del autor de La cruz invertida y Elogio de la culpa, los lectores somos conducidos al núcleo de una realidad compleja cuyas consecuencias aun hoy —hoy más que nunca— nos conciernen.
 
 
Marcos Aguinis tiene el privilegio de que sus lectores coleccionen sus obras, las relean, y aguarden impacientes un nuevo título.
Nació en Córdoba, Argentina, en el año 1935. Ha transitado una amplia formación internacional en medicina, psicoanálisis, arte, literatura e historia. Es doctor en Medicina y miembro titular en función didáctica de la International Psychoanalytic Association. En 1963 publicó su primer libro y, desde entonces, ha producido novelas, ensayos, cuentos y biografías que generan entusiasmo y polémica. Ha escrito artículos sobre una amplia gama de temas en diarios y revistas de América latina, Estados Unidos y Europa.
Ha dictado centenares de conferencias y cursos en instituciones educativas, artísticas, científicas y políticas de Alemania, España, Estados Unidos, Francia, Israel, Italia y casi todos los países latinoamericanos.
Algunos de los libros editados son las biografías Maimónides (un sabio de avanzada) y El combate perpetuo (vida de Guillermo Brown); las novelas La cruz invertida, Cantata de los diablos, Refugiados: crónica de un palestino, La conspiración de los idiotas, La gesta del marrano y Profanación del amor; los volúmenes de cuentos Operativo siesta, Importancia por contacto, Y la rama llena de frutos (reunidos en el volumen Todos los cuentos de esta Biblioteca); los ensayos Carta esperanzada a un General (puente sobre el abismo), El valor de escribir, Un país de novela (viaje hacia la mentalidad de los argentinos), Memorias de una siembra, Elogio de la culpa y Nueva carta esperanzada a un General. Cuando se restableció la democracia en la Argentina en diciembre de 1983, Marcos Aguinis fue designado subsecretario y luego secretario de Cultura de la Nación. Creó el PRONDEC (Programa Nacional de Democratización de la Cultura ), que obtuvo el apoyo de la UNESCO y de las Naciones Unidas, y puso en marcha intensas acciones para el mejoramiento de los mecanismos participativos de la sociedad. Por su obra fue nominado al Premio Educación para la Paz de la UNESCO.
Aguinis, además, ha recibido entre otros el Premio Planeta (España), la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores, el Premio Reforma Universitaria (Universidad de La Plata ), el Premio Fernando Jeno (México), el Premio Nacional de Sociología, el Premio Lobo de Mar, el Premio Swami Pranavananda, la Plaqueta de Plata Anual de la Agencia EFE por su contribución al fortalecimiento de la lengua y la cultura iberoamericanas, y fue designado por Francia Caballero de las Letras y de las Artes. En 1995 la Sociedad Argentina de Escritores le confirió el Gran Premio de Honor por la totalidad de su obra.



http://www.4shared.com/file/I7O9FWQ_/Aguinis_Marcos_-_La_Matriz_del.html



----------------------------------------------



El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha  por Miguel de Cervantes Saavedra
http://www.gutenberg.org/files/2000/2000-h/2000-h.htm


------------------------------------------------------------------------------------------------------

LECTURAS FÁCILES

CON EJERCICIOS

BY

LAWRENCE A. WILKINS

 

http://www.gutenberg.org/files/24250/24250-h/24250-h.htm


-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Vicente Blasco Ibáñez

LOS

CUATRO JINETES

DEL APOCALIPSIS

http://www.gutenberg.org/files/24536/24536-h/24536-h.htm


------------------------------------------------------------------------------------------------------


Los argonautas

Vicente Blasco Ibáñez

 http://www.gutenberg.org/files/25640/25640-h/25640-h.htm

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

VICENTE BLASCO IBÁÑEZ

ENTRE NARANJOS

 http://www.gutenberg.org/files/30122/30122-h/30122-h.htm

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------

Vicente BLASCO IBAÑEZ

MARE
NOSTRUM

http://www.gutenberg.org/files/23236/23236-h/23236-h.htm


------------------------------------------------------------------------------------------------------

MADAME P. CARO

AMAR ES VENCER

http://www.gutenberg.org/files/24925/24925-h/24925-h.htm



------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Los muertos mandan

Vicente Blasco Ibáñez

 http://www.gutenberg.org/files/21651/21651-h/21651-h.htm

 

 ------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

LA CELESTINA

por
Fernando de Rojas
http://www.gutenberg.org/cache/epub/1619/pg1619.html


------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

EL CAPITÁN VENENO

POR
PEDRO ANTONIO DE ALARCÓN

http://www.gutenberg.org/files/29731/29731-h/29731-h.htm



------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Don Juan Tenorio by José Zorrilla 

http://www.gutenberg.org/dirs/etext04/8djtn10h.htm



------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

EDGAR ALLAN POE

POEMAS

 http://www.gutenberg.org/files/25807/25807-h/25807-h.htm


 









 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIOS CON TUS DUDAS Y SUGERENCIAS,ASI COMO TAMBIEN UN PEDIDO EN PARTICULAR.
TAMBIEN PUEDES TU CORREO ELECTRONICO PARA UNA RESPUESTA MAS RAPIDA.